Saturday, 25 February 2017

¿Qué hay de verdad en la película "Múltiple"?: TRASTORNO DE IDENTIDAD DISOCIATIVO



Si estás interesado en participar en nuestro estudio de investigación sobre TOC,  por favor pincha aquí


If  you are interested in taking part in our research study about OCD, please click here
 

Hace unas semana se estrenó aquí en España la película "Múltiple" (Split). Tengo que admitir que estaba contando los días para que  viera la luz y poder ir a verla. La película trata sobre el Trastorno  de Identidad Disociativo  (TID) o, como se suele llamar más comúnmente, Trastorno Múltiple de la Personalidad. Salvando la parte de ficción (recordemos que no deja de ser una película para las grandes masas), en general creo que refleja bastante bien el trastorno en sí, así como el debate que aún a día de hoy se mantiene sobre si oficialmente debería considerarse un trastorno mental (aunque  queda recogido en el DSM desde su tercera edición). En la película, ésta última parte solo se ve reflejada de soslayo pero ahí está.

No tengo experiencia profesional en el área pero  eso no significa que no me interese, la verdad es que despierta bastante mi curiosidad. Cuando uno lee sobre el tema se plantea una vez más, la  gran capacidad de la mente humana. En el libro The Mind in the Flesh, Nicolas Humphrey,  dedica una capítulo muy interesante a este trastorno. El autor nos cuenta que el 95% de las personas que padecen TID han sufrido abusos físicos o sexuales  en la infancia. A día de hoy, se cree que el trastorno se desarrolla cuando la persona no es capaz de digerir/asimilar la situación (abuso) y de alguna forma se disocia en diferentes personalidades como recurso para poder seguir adelante con un menor grado de sufrimiento. Para que me entiendas, explicado a grandes rasgos sería: Ana, de 6 años, sufre abusos sexuales y el sufrimiento es tan grande que su mente no puede tolerarlo y como consecuencia, Ana se divide en Ana, María y Julia. María es abusada sexualmente pero solo ella lo vive porque Ana y Julia no están presentes en ese momento y por lo tanto no lo pueden recordar. Si no lo pueden recordar, Ana y Julia no sufren.

En el TID, existe la personalidad huésped (podría decirse que es la que manda) y luego están los álter egos. El huésped suele estar aplanado a nivel emocional, mientras que cada alter ego expresa alguna emoción de forma exagerada: está el narcisista, el sexual, el infantil, el agresivo... El huésped es la personalidad que está presente la mayor parte del tiempo pero cuando hay alguna situación con la que no puede lidiar, entonces un álter ego la sustituye. Aunque también puede surgir el cambio de uno a otro de forma espontánea, es decir, no hay un patrón para poder predecir quién o cuando va a aparecer en un determinado momento.

¿Y cuántas personalidades pueden haber? Pues desde un solo alter ego (dos personalidades) hasta decenas. Según el autor, la media estaría en unas once. Y parece ser que cuando hay  tantas, las distintas personalidades pueden ser de diferente género. En la película, el protagonista tiene 23 y entre ellas, se muestra el álter ego de una mujer. 


Es interesantísimo porque aunque las diferentes personalidades comparten el conocimiento general,  no hacen lo mismo con los recuerdos o vivencias particulares. Comparten la memoria sobre el mundo que les rodea pero no las experiencias personales vividas por cada uno. Por ejemplo: si uno de ellas ha ido a comprarse ropa esa tarde, cuando a la mañana siguiente, por lo que sea, aparece uno de los otros alter ego, éste no recuerda para nada la tarde de compras y no tiene ni idea de dónde ha salido esa ropa ni de quién es. O si una personalidad  ha hecho un pago, la otra que le sustituya no va a saber a dónde ha ido a parar ese dinero ni quién se lo ha quitado porque ella no recuerda haberlo gastado en nada. Puede perfectamente creer que le ha robado. Te pongo ejemplos cotidianos pero imagínate lo que debe ser tener este tipo de lagunas constantemente y con situaciones cuyas consecuencias pueden ser bastante más graves. Es por esta razón, entre otras, que las personas que padecen TID son conscientes de que algo les pasa, saben que sus vidas no funcionan con normalidad.

Interesante ¿cierto? Te volveréa hablar del tema en próximos posts...

  

Con posibilidad de terapia on-line


Únete a nuestro grupo en Facebook
Sara LLorens Aguilar
sllorens@cop.es
www.profesionaldelapsicologia.es

No comments:

Post a Comment